sábado, 14 de marzo de 2015

UN DÍA DE PRIMAVERA EN LOGROÑO

El pasado sábado, decidimos ir mis padres y yo a pasar el día a Logroño,  para cambiar un poco nuestros hábitos y salir de casa.

La ciudad me pareció bonita y acogedora porque al ser más pequeña, están muchas cosas juntas como por ejemplo, la calle de bares o la iglesia de Santa María cerca de la plaza. También el río Ebro.

Pasamos por un puente por encima del río y cómo engaña de lo ancho que es y vimos unas bonitas cigüeñas y patos. Fue sorprendente ver árboles caídos y partes de tierra removida por las últimas riadas.


 Entramos en la concatedral de Santa María La Redonda y era bastante grande y hasta vimos el paso de la Virgen de la Soledad que cogen para la procesión y cuando lo ví no sabía que eso que se ve a veces en la televisión fuese tan grande, eso debe pesar un montón de kilos. Además, el manto es más de 5 metros de largo.



El ambiente que había en la calle era bastante bueno y hasta vimos un coche para unos recién casados antiguo pero bonito.

Después nos fuimos a comer y estaba todo muy rico porque habíamos ido a un restaurante al que le habían dado buenas criticas y os lo recomiendo. Se llamaba asador Matute en la calle Laurel.

Una de las conversaciones que tuvimos mientras comíamos, hablamos del gato “Bobi”, de lo mimoso que es y cómo suele pedir que le hagas caricias y es de esta forma:

video


Cuando vimos un frontón con un techo un poco redondo, me acordé de mi amigo Jon porque es un apasionado de la pelota Vasca.

Después de dar una vuelta, nos fuimos al coche y no sabía que en el parking había unas luces en el techo y eran dos colores, el rojo indicaba el sitio ocupado y luz verde cuando había un sitio libre para aparcar, es una buena idea porque así se facilita para encontrar algún hueco lo antes posible.

Luego, nos fuimos a un pueblo de Navarra, Villamayor de Monjardín y era bastante pequeño pero bonito, porque tenía unos paisajes y unas casas que se podría grabar una película de la edad media sin problemas.



 Antes de volver a casa, fuimos al pantano de Alloz pero sólo para tomar algo y me acordé de Driza y Rulo (mis monitores de vela) pero no los ví fuera del bar. Estaría dispuesto a ir al pantano algún otro verano para hacer vela y remo.


Hasta la próxima.